Libro

Libro
Ahimsa es vida

domingo, 23 de agosto de 2020

Maestros espiritual revolucionarios

Los auténticos maestros espirituales han sido grandes revolucionarios, a través de sus palabras y hechos han transformado el mundo y su huella perdura en el tiempo.
Estos Maestros –hombres y mujeres- se enfrentaron al poder político y religioso de su época al volar por encima de las ideas y dogmas establecidos,  por lo que fueron asesinados, excomulgados, vilipendiados, encarcelados… Ellos prefirieron el riesgo al confort, lucharon y crearon una autopista desde el universo interior del corazón hacia el universo exterior de la ilusión, para que cada uno de nosotros pudiéramos atravesarla a nuestro ritmo. Su amor y entrega a los demás es comparable a un sol con millones de rayos que abrazan a cada uno de los seres vivos del planeta; su luz y sabiduría la descargaron y compartieron para enseñarnos a venerar la esencia del hombre y de la mujer como seres universales con capacidad de pensar, sentir, decidir cómo entes individuales; sabían que acumular apegos y seguridad es ser esclavos de los dogmas, objeto de opresión. No se puede delegar el poder del propio corazón en otras manos.
A través de los siglos y en cada rincón del planeta sus voces siguen resonando con mucha fuerza; su mensaje siempre ha sido el respeto por la grandeza humana que va de la mano de la sabiduría y delicadeza. Los Maestros  construyeron, piedra a piedra, templos de sabiduría y concordia en la tierra; hicieron surcos y removieron corazones para sembrar semillas de destellos de luz. La luz y la paz no se venden en mercados ni la confianza tolera tibieza de pensamientos y acciones. Nadie elude impunemente las citas que le depara su vida según las decisiones tomadas, estos y otros mensajes fueron inscritos en la piedra y viajan a través del aire.
Ellos vinieron a la tierra como seres físicos y han vuelto, a la esencia del universo, como almas radiantes dejando su huella en la tierra para que pudiéramos experimentar la libertad de conocernos a nosotros mismos según nuestra capacidad, experiencia y deseo. Todos tuvieron como objetivo dar a conocer la grandeza humana a través de la magia del alma para que cada uno pudiéramos percibir el perfume de nuestra alma, saber para qué vivimos y, así, encontrar sentido a nuestra vida, de esta forma podemos comprender que el alma individual –que forma parte de un alma global– debe ser oída y comprendida para evitar el sufrimiento, la enfermedad y llegar a aceptar lo que somos en realidad: “soy feliz con lo que soy y si no lo soy puedo cambiarlo”. Todos ellos hablaban el lenguaje universal de la humanidad –paz y amor en el corazón– y nos ayudaron a comprender que cuando nos alejamos de estos principios, nuestra alma  se ahoga  y también el alma del mundo, todo está entrelazado porque todo forma parte de una unidad. El alma humana viene a cumplir una misión en el mundo, una particular que corresponde a cada ser humano y otra general, ayudar a los demás.
Todos tenemos que aprender a respetar el espacio que corresponde al otro y abandonar el rechazo de reconocer que existen diferentes formas de pensar, sentir y vivir; nadie puede imponernos sus criterios a la fuerza, aquellos que lo hacen viven sepultados bajo la loza de su propio ego. ¿De qué sirve una vida si ignoramos el alma?, de nada, pues en el alma se encuentran nuestras memorias, las del mundo y del universo y la fragancia del amor para ser la savia de la vida y no la apariencia de una flor.
Las enseñanzas de los Maestros revolucionarios siguen vigentes en nuestros días y traspasan las murallas invisibles levantadas por la ignorancia para evitar que penetren destellos de luz, pero siempre hay grietas por donde la luz se cuela y proporciona a aquellos que la buscan fuerza y coraje para salir de ese circuito insalubre donde se ha olvidado el lenguaje de la humanidad ayudando a crear una sociedad materialista, competitiva, llena de tabúes y superstición, manipulación y corrupción lo que genera guerras y miserias… todas estas semilla han sido gestadas y plantadas por seres humanos y florecen en cada rincón del planeta. Si seguimos ignorando el alma, seguiremos siendo humanos animales, sin valores ni principios, viviendo a través de la bruma del miedo, egoísmo e ignorancia que atrae todo aquello que tememos.
La vida es un proceso de aprendizaje, no un resultado, hay que caminar con paso firme y seguro, siendo conscientes del camino y de nuestros movimientos para evitar las trampas que nosotros mismos hemos puesto al alimentar nuestra pequeña mente y emociones con energías erróneas. Nuestro pasado nos visitará en forma de tormentas de arena que todo engulle barriendo nuestra vida sin dejar huella, pero sabemos que el antídoto al miedo es el coraje y con él podemos hacer frente a las tormentas y protegernos.
Las enseñanzas y técnicas de los Maestros revolucionarios son ancestrales, pero siguen estando de moda en la actualidad. Ellos conocían la existencia del Ser y sabían que a través de él se podía alcanzar la paz y la felicidad –estado  interior de plenitud que para alcanzarlo es necesario no tener miedo, sobe todo, a uno mismo-; sabían que el mundo interior es un microuniverso dentro del macrouniverso, cuya energía, si sabemos utilizar, nos permite transformar y crear, pero antes debemos descubrir, explorar, conocer y respetar nuestra alma y nuestro corazón. Sus voces se siguen oyendo: “si quieres una vida nueva y mejor, conócete a ti mismo para que el universo pueda ayudarte”. Todas las plegarias hechas con amor y humildad son oídas, pero hay una ley espiritual que dice: ayúdate a ti mismo y el universo te ayudará.  Sólo con desear, no basta; hay que dar el primer paso para caminar y adentrarse en la gran aventura de la vida que somos nosotros mismos. Nuestros pensamientos y comportamiento son el baremo de nuestra conciencia cuyas consecuencias vivimos cotidianamente.
La voz de los Maestros la oímos en el silencio de nuestra alma y nos enseña a ir más allá de los dioses y de las palabras encerradas en libros y edificios. Sus voces nos dicen que la voz del Creador del universo –cada uno lo llama como quiera- resuena por todas partes, incluso en el rincón más profundo de la gruta de la ignorancia.
Buda decía: “No creas nada, no importa donde lo has leído o quien lo dijo, no importa si lo he dicho yo, a no ser que esté de acuerdo con tu propia razón y sentido común”. Los intermediarios no son necesarios, solo el amor puede llegar a la esencia del Creador.
Sus enseñanzas se resumen: “ama a los demás como a ti mismo, respeta tu vida y trátate con delicadeza, busca en el interior tu riqueza y comparte con el exterior. No hagas a los demás lo que no quieras que te hagan, venera tu esencia cósmica como ser divino, cada uno debe encontrar el camino de su propio poderío interior”.
Sus enseñanzas no son ideas o palabras, son modos de vida.

    Foto privada

No hay comentarios:

Publicar un comentario