Libro

Libro
Ahimsa es vida

sábado, 14 de julio de 2018

El poder de la sonrisa


El violín está para ser tocado, -para que sus cuerdas vibren y creen música que nos eleve y nos haga vibrar nuestras cuerdas más sensibles- no para ser observado; de igual forma, la vida debe ser vivida como actores principales para dejar huellas y no verla pasar desde el patio de espectadores.

La vida se  compone de muchas realidades diferentes, y, una de ellas es la que viven los seres humanos discapacitados que poseen el poder de la sonrisa; padres, hermanos, amigos cogen las manos de sus seres queridos con una ternura sin igual guardando en su corazón un dolor silencioso y al mismo tiempo un amor infinito  que solo se  ve a través de sus ojos.

Muchas personas debido a su discapacidad viven en centros especializados donde personas amables y generosas hacen que sus días sean alegres, llenando el aire de amor y risas. Hoy es un día especial de fiesta para todos, la música de los violines suena y llena el aire de risas. Bailes acompañados de gritos de alegría y palmas, el ambiente se llena de abrazos de ternura.  

Hombres/niños, mujeres/niñas, miradas llenas de amor, de compasión, de secretos, de amistad entre personas que pertenecen a ese universo especial cuyos corazones están vivos y tiernos. Personas vivas, cargadas de energía que hacen vibrar la cuerda sensible de otras personas ajenas a esa realidad. He sido testigo de una manifestación de amor profundo entre hermanos, amigos, padres e hijos, donde mis lágrimas han brotado de alegría y tristeza. Me ha conmovido ver a un padre que con una ternura infinita cogía las manos de su hijo que no veía, ni hablaba ni oía, pero él sabía que esa mano era de su padre que le quería. Hermanos unidos a través de ese amor fraternal de orgullo que aunque discapacitado completamente, el beso y la mano de su hermana que le guiaba le llenaba de felicidad su cara.

Recibí una gran lección esa tarde festiva donde la música de los violines llenaba el aire de notas que hicieron vibrar mi corazón; la sonrisa y los abrazos de esos mágicos momentos me llenaron de gratitud y humildad. Estas lecciones son las que nos ayudan a crecer y a cambiar la vanidad por humildad y el egoísmo por solidaridad. A esa otra realidad de la vida debemos abrir nuestros corazones y ver que no somos la élite de los seres humanos. Hay una realidad en la vida más poderosa que cualquier otra cosa y es el poder de la sonrisa.
                                                                              (foto de la red)

sábado, 7 de julio de 2018

Mi otro yo y yo


Tenía una nueva cita, la segunda en la semana, no me apetecía mucho pero no quería quedarme sola en casa…

-      ¿Vas a seguir huyendo?, ir de relación en relación no es la solución. -Oí, mientras se miraba en el espejo y me daba el último retoque de maquillaje antes de mi nueva cita. Como en una película de ciencia ficción, las palabras danzaban a cámara lenta en el aire.
Sorprendida miraba a esa imagen, mi otro yo, que me hacía      señales y me repetía ¡sí!, estás hablando con tu otro yo-.
-      ¿Es una broma?
-      No, no lo es.
-      ¿Cómo es posible que me hables?
-      Al verte a ti misma será más fácil escuchar, comprender y descubrir lo que sientes y quieres. ¿Por qué te haces daño?
-      Si eres yo, ya debes saberlo.
-      Sí, tienes razón, yo lo sé, pero ¿y tú? Creo que ha llegado el momento de sincerarte contigo misma para eliminar esas sombras de tu vida. Estás gruñona, triste, te sientes abandonada y sola.
-      Desde que terminó mi relación, me siento fracasada.
-      ¿Has tenido el coraje de reflexionar?, siempre es más fácil culpar al otro y buscar excusas para uno mismo.
-      No, no he reflexionado y no tengo ganas de hablar.
-      Si no comprendes lo que ha pasado, no podrás pasar página ni aprender de tus errores para no volver a cometerlos y lo más importante, no te sentirás abandonada ni fracasada. Deja a un lado tu ego y reflexiona.
-      ¿?
-      ¿Por qué te duele la soledad?
-      Porque me recuerda mi fracaso, –una lágrima empieza a correr por mis mejillas, y ya no puedo para esa lluvia-.
-      ¿Qué es para ti el amor?
-      Confianza, respeto… uff… no sé…
-      ¿Qué no es amor?
-      -Pongo cara rara-, egoísmo, desconfianza, posesión, celos, mentiras…, -al verbalizarlo, me doy cuenta de que mi relación estaba basada en el no amor. Y de pronto la lluvia de lágrimas cesó-.
-      ¿Crees estar preparada para amar?
-      Ahora lo dudo, me siento confusa.
-      ¿Cuál es tu sueño más profundo?
-      Amar y ser amada, sí, eso es. Encontrar una relación estable y duradera, ser feliz, un buen trabajo, hijos y buenos amigos…
-      Tú y todos queréis un certificado de garantía de la vida cuando no lo hay.  Antes de amar, debes de saber lo que quieres y sobre todo amarte y respetarte a ti misma, no buscar en los demás tu equilibrio y felicidad porque no lo hallarás. El amor lo llevas dentro porque es el rey del corazón pero hasta que no lo descubras, tus relaciones seguirán siendo esporádicas porque te moverá el deseo de compañía para evitar estar sola porque eres incapaz de estar contigo misma. El amor es libertad y no cadenas; tú buscas confort no amor, buscas que la otra persona llene tus huecos. Reflexiona, eres libre en tus decisiones, pero lo que elijas será lo que obtengas. Formula tu verdadera intención, debes hacer tu elección.

El espejo me devolvió mi imagen dándome el último retoque de maquillaje; sorprendida y perpleja estaba. Pensaba que tenía claras mis prioridades, ¡qué equivocación!, ahora todo se tambaleaba.

Llevaba un año, desde la ruptura de mi relación, que no levantaba cabeza, me sentía traicionada y me dediqué a ir de relación en relación, buscando lo que perdí y lo que conseguí fue más dolor al sentirme más vacía y llena de amargura. Mi dolor/ego me hacía sentir impotencia y hacía responsable a mi “ex” de mi fracaso.

Sé que tengo que hacer mi elección y aprender a aceptarme tal y como soy, con mis virtudes y defectos. He comprendido que solo puedo compartir lo que tengo y no puedo exigir al otro lo que necesito. ¿Deseo de verdad comprometerme conmigo?, la pregunta del millón. Tengo que reflexionar y ser sincera, a mí no me puedo engañar, necesito coraje y determinación antes de contestar. La elección me pertenece así como mi vida.
---ooOoo---
Detrás de una coincidencia hay más que un puro azar. Hay que descubrir que tienen en común para comprender lo que realmente está pasando. Solo necesitamos observar y ser sinceros con nosotros mismos.

 
                                                                                (Imagen de Ernest Descals, de la red)

sábado, 30 de junio de 2018

Intuición


Todos buscamos ese remanso de paz, ese nido de ternura donde nuestras almas heridas puedan descansar, curarse y echarse de nuevo a volar; algunos lo encuentran, otros lo buscan toda la vida.

Al estar sumergidos en la lucha diaria de la vida, olvidamos lo que es la felicidad -el anuncio de que el rey del corazón es el amor-. EL amor se encuentra en las cosas sencillas y verdaderas produciéndonos una alegría serena y un bienestar en el alma: una amistad leal, una caricia de ternura, una sonrisa del alma, la fragancia de una flor, el canto de un pájaro…, delicias que hacen que nuestra vida se llene de ternura y gozo.

Tenemos muchos desafíos en la vida, lo importante es tener fuerzas para levantarnos en cada caída. No hay otra  opción. Nuestras acciones tienen repercusiones que nosotros mismos no podemos siquiera imaginar. La intuición desarrolla nuestra percepción porque estamos unidos a la conciencia colectiva de la tierra y de la humanidad  a través de las memorias que son nuestras vivencias y aunque huyamos o no queramos aceptarlas siempre nos atrapan porque forman parte de nuestra historia; también, la intuición nos proporciona información sobre nosotros u otras personas, para que las situaciones provocadas tengan un impacto menor o diferente, aunque, muchas veces, la ignoramos por miedos o dudas. Para romper esas cadenas de miedos y dudas, necesitamos confianza en nosotros mismos y en nuestras percepciones e intuiciones.

Muchas veces hacemos sonar una campana que luego no podemos parar, incluso su vibración perdura durante un tiempo en el aire. Nuestras acciones tienen repercusiones y cuando somos conscientes del daño que hemos provocado nos aferramos a una esperanza compartida, o, a un dolor aliviado para mitigar nuestra culpabilidad. Es importante que, antes de lanzar palabras hirientes o acciones violentas, reflexionemos para evitar un dolor gratuito a los demás que más tarde nos alcanzará a nosotros mismos por medio de la culpabilidad, siendo nosotros los responsables de su impacto.

La intuición es un don maravilloso que nos permite prever las consecuencias de nuestras acciones y solucionar problemas antes de que surjan, fortaleciéndonos en nuestra confianza. La confianza nos proporciona paz y solo en la paz las heridas pueden sanar.
  

                                         (imagen de la red)

jueves, 21 de junio de 2018

Ecos en mi mente


Son ecos en mi mente, las sombras que entristecen los ojos que ríen, las muecas de sonrisas muertas, las palabras dichas con silencios elocuentes… porque hemos dejado atrás la alegría de vivir.

Son ecos en mi mente, la nostalgia de un pasado, de tal vez, una vida mejor si… ese amor no hubiera terminado; la nostalgia de un amigo verdadero en quien apoyarme y llorar sin tener que calcular mis lágrimas; la nostalgia de volver a ser yo y luchar por mis sueños y celebrar la vida con fuerza y alegría.
Son ecos en mi mente, los llantos de miles de personas que cruzan los mares sin equipaje, llevando puesta la esperanza de lo que puede ser mejor, aunque terminen en prisión. Niños que ya no tienen madre, madres que ya no tienen hijos, padres que han perdido todo, en el mar o en la cruenta guerra de la tierra porque huyen de sus países donde el terror es el arma de la violencia.

Son ecos en mi mente, la tristeza de la gente y el vacío de sus vidas porque no escuchan a su alma sino buscan propiedades, ya no se oyen cantar a las estrellas ni se escucha el sonido de la música a través del saxo o de los tambores que llenan el aire de blues y vibraciones.

Son ecos en mi mente, las lágrimas de millones de almas que han cambiado sus casas por cárceles, la muerte por la vida. Se han perdido las risas espontáneas de los niños y mayores, así como el sentimiento de humanidad y solidaridad entre desconocidos porque el mundo ha cambiado las risas por llantos.

Son ecos en mi mente, las fragancias del aire puro y cristalino, de ese infinito azul salpicado de estrellas; de esas aguas limpias donde nadaban seres sin miedo a morir envenenados. De esos bosques milenarios destrozados por dinero. Ahora la naturaleza está triste pero sigue luchando contra personas sin escrúpulos que no quieren oír su llanto. Cuántas veces los árboles me cobijaron, regalándome la fragancia de los pétalos que volaban en esa danza libre del aire; cuando el arrullo y la delicadeza del agua me limpiaba el lodo de mis caídas y las heridas de mi alma, haciendo emerger el diamante escondido entre tanto barro y dolor que guardaba mi corazón.

Lucho para que el dolor de esos ecos se transformen en ecos de luz y alegría, sentimientos de amor entrelazados por hilos de colores tejidos entre todos los seres humanos  formando un abrazo cálido, sin importar las diferencias o creencias, solo, unidos por el amor y la empatía para que todos vivamos en la paz y en la armonía.



sábado, 16 de junio de 2018

La nueva bandera del mundo


Conciencias dormidas que viven bajo el imperio del ego, provocando intolerancia, abusos e incluso guerras. Esas conciencias han creado una espiral que nos dirige hacia el temor, la penuria y el sufrimiento. Su letargo les hace creer que su mundo es intocable. Se sienten soberanos de las vidas de millones de personas, organizan, ordenan y mandan, gritando y ejecutando sus deseos, no importa el medio a utilizar, solo el resultado.

El resto de los humanos, para ellos, son  muñecos de cerámica que cuando los tiran al suelo se rompen en mil pedazos. Esas conciencias dormidas no aceptan o no quieren ver que esos muñecos de cerámicas tienen alma y conciencia y que están asqueados y hartos de sufrir la ignominia y el desprecio que sobre ellos se vierten, que están cansados de los abusos e injusticias, de la opresión inhumana e inmoral a la que están sometidos.

Cuando llega la primavera, el tiempo de hibernación ha pasado, -las flores nacen por doquier impregnando el aire con su fragancia de paz; el agua corre y fluye libre sin parar; la música del renacimiento eleva las notas hacia el cielo, notas de libertad y sueños-. Ha llegado el momento de despertar de ese profundo letargo, de abrir los ojos y aceptar que el mundo está cambiando y las huestes de la Humanidad se han levantado al oír el gong porque el temor se ha disipado como la niebla.

Esas notas que dibujan en el aire palabras de paz, igualdad, respeto, justicia, libertad y unidad, se entrelazan para formar la nueva bandera del mundo.  El bien y el amor, impulsos nobles de millones de corazones se unen en un abrazo único y emotivo de amor y gratitud, cuya fuerza y latido  rompen la cadena de la opresión de millones de personas que viven en lugares sombríos y húmedos, llenos de moho y miseria que el letargo ha creado, llenándolos de luz y calor para que la vida vuelva a brillar en todo su esplendor.

"No puedes separar la paz de la libertad, porque nadie puede estar en paz, a no ser que tenga su libertad". (Malcom X)

"No busquemos solemnes definiciones de la libertad. Ella es sólo esto: Responsabilidad", (George B. Shaw)
                             
                                                       (Imagen de la red)