Libro

Libro
Ahimsa es vida

sábado, 27 de febrero de 2016

SOMOS HIJOS DE LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD


Si echamos una mirada hacia atrás, al pasado de la humanidad, nos damos cuenta de que siempre el ser humano ha estado en conflicto, consigo mismo, con los demás, con los libros, con la medicina, con el saber, con las religiones, con el poder... no paramos de crear conflictos, en la actualidad nada ha cambiado, pero es ahora de tomar consciencia de que somos hijos de la Historia de la Humanidad con derechos a la libertad, la  paz, la justicia, la dignidad y el amor.

Me gusta observar mis emociones y reacciones, esta observación interior ha desarrollado la empatía y conocimiento hacia mi misma y hacia los demás, he podido ir transformando las emociones que no me gustan y me causan dolor por otras más serenas y alegres, esta transformación se ha realizando progresivamente y las personas que me rodean lo han ido sintiendo. Esta observación interior se ha extendido hacia el exterior, hacia la gente que pasa por mi lado, a los que me encuentro en los aeropuertos, en los restaurantes, en la calle, en el cine, en reuniones, en familia… observo sin juicios y comprendo que cada persona tiene su propia historia a vivir, tiene  su propio sueño a descubrir y tiene su propio camino a hacer. Todo depende de las decisiones que tomemos.

Muchas personas se han parado en la rueda de la vida, unos por miedo, por falta de confianza, por falta de coraje, otros porque es más cómodo quedarse sentado en el sofá y que otros hagan su trabajo, pero lo que no saben o no quieren saber es que la rueda de la vida sigue girando con nosotros o sin nosotros. Todos podemos elegir y la decisión es nuestra así como la responsabilidad.

Esa mirada que hemos echado hacia atrás, nos ha hecho ser conscientes de que el odio y el amor son dos caras de una misma moneda pero las consecuencias de estar en una cara u otra es abismal. Con el odio destruimos, sufrimos y hacemos sufrir, no avanzamos, solo cavamos pozos profundos de ignorancia y dolor, creando rencor, animadversión, abominación... Con el amor creamos, construimos vidas, paz, libertad, educación, progreso, bienestar... Con el amor avanzamos cada cual a su ritmo y por el camino que decida siempre respetando y tolerando a los demás y así mismo; el amor abre puertas hacia la realización de nuestros sueños más profundos ya que nos da alas, fuerza y coraje para volar y siempre saca lo mejor de nosotros mismos.

Tenemos que ser conscientes, responsables y coherentes de con qué cara de la moneda queremos quedarnos para tomar decisiones, no olvidemos que nuestros peores enemigos somos nosotros mismos y necesitamos serenidad y confianza para elegir libremente el camino que queremos tomar. No seamos autómatas y actuemos mecánicamente, reflexionemos y tomemos la decisión adecuada.

Lo importante en nuestra vida es nuestro comportamiento y nuestras acciones. Las palabras lanzadas al vacío son huecas, las palabras dichas sin sabiduría caen en el olvido, en un desierto árido. Las palabras deben de estar seguidas por acciones correctas solo así habrá dialogo y el mensaje pasará ya que se llegará al compromiso y a la comunicación, a la armonía y a la reconciliación. Ha llegado el momento de recular las fronteras de la ignorancia, con cada paso que avanzamos nos hacemos más fuertes,  valientes y audaces; la observación interior y exterior nos ayuda a  no aceptar manipulaciones ni mentiras que son una vejación, una afrenta a nuestro Ser. 

Todos tenemos derecho a vivir la vida que realmente deseamos y luchamos por conseguir, todos tenemos derecho a ser felices, y a ser capaces de realizar nuestros sueños, unos serán más fáciles que otros, pero todos tenemos la responsabilidad de hacerlo, soñar es avanzar, todos formamos parte de la Historia de la Humanidad. La Naturaleza está cansada de tanta sangre vertida a lo largo de tantos miles de años de sufrimiento, de tanto dolor y pide clemencia, pide compasión a todos los seres humanos para que de una vez por todas el conjunto de la humanidad pueda vivir en paz, libertad, alegría, dignidad.  Todos somos hijos de la historia de la humanidad, todos somos un eslabón de la gran cadena humana, si uno sufre, el resto sufre, si uno no es responsable los demás sufrirán las consecuencias, de ahí la importancia de ser conscientes y responsables de nuestros actos y palabras.

Si desarrollamos valor para vivir y afrontamos nuestros miedos irresueltos podemos sentirnos ligeros y serenos. Todo depende de la decisión que hayamos tomado, de la cara de la moneda que hayamos elegido. El camino lo hacemos nosotros mismos con nuestra andadura, nunca los demás podrán hacer nuestro camino. Caminar significa adentrarnos en una aventura que desconocemos lo que nos hace sentir miedo porque nos alejamos de nuestra zona de confort y nos hace sentir esas mariposas en el estómago, la aventura es adentrarse en territorio desconocido, pero poseemos unos útiles en el interior de gran valor como son la observación y la lucidez, el coraje y la confianza.

Todo tiene una razón de ser, a veces lo comprendemos y aceptamos y otras no, ese es el gran misterio de la vida. El por qué de la vida es avanzar, aprender y seguir avanzando hasta alcanzar nuestros objetivos y nuestros sueños, si no la vida se encargará de presentarnos una y otra vez el mismo escenario con diferentes actores hasta que comprendamos.

Somos los arquitectos de nuestras vidas, construyamos una vida placentera, una vida donde nos sintamos bien y orgullosos de pertenecer a la raza HUMANA, debemos ayudar a los más necesitados, a crear puentes para que todos podamos alcanzar la educación, el trabajo, el respeto, la libertad, la tolerancia, la sanidad, la dignidad. 

La realización de nuestros sueños ayudarán a otras personas a crear un futuro mejor, "las ideas perfectas producen perfección y las ideas imperfectas, imperfecciones", la decisión nos pertenece.





jueves, 25 de febrero de 2016

SOÑAR ES AVANZAR Y ES ESTAR EN EL "AHORA"


La vida es crear, la vida es construir y la vida es avanzar, no podemos vivir y estar estancados en nuestra pequeña historia, todo lo que se estanca y no puede fluir crea enfermedades, resentimiento y frustración, dolor, sufrimiento y tristeza.

Todo en nuestra vida es transitorio, absolutamente todo. Nos creemos eternos y nos creemos invencibles pero somos vulnerables, una pequeña piedra o pequeña caída nos puede matar. Si realizamos y tomamos consciencia de que todo es transitorio, entonces nos daremos cuenta de que tenemos que vivir la vida  día a día, minuto a minuto, solo el presente, el mañana si tiene que llegar llegará y si no, lo que hemos vivido será agradable e intenso, habremos vivido al 100%.

Nos proyectamos siempre en el mañana, dentro de una semana haré tal cosa o cuando sea mayor o cuando me jubile... viajaré y haré todas las cosas que no he podido hacer antes pero los años pasan y pasan inexorablemente y no hemos hecho nada porque nos hemos olvidado, a menudo, del "presente"; en este preciso momento,  AHORA mismo, estamos leyendo este párrafo y debemos estar conscientes de lo que sentimos, de lo que entendemos, del aire que respiramos y de las energías que nos transmiten las palabras.

El estar en el AHORA, ser conscientes del momento, nos abre las puertas hacia el infinito, nos hace saborear lo que sentimos, agradable o desagradable y nos hace estar lúcidos para poder tomar decisiones y buscar las soluciones a los problemas que tenemos o que se nos presenten, o simplemente vivimos unos momentos conscientes  con lo que estamos haciendo.

Todos somos seres humanos y todos tenemos derechos  a equivocarnos, a tener nuestro espacio, a dudar, a tener miedo, a pasar por situaciones tristes y difíciles,  a dar vueltas como trompos pero también tenemos la responsabilidad de centrarnos y mirarnos en el espejo a los ojos y ver quienes somos en realidad, qué es lo que queremos y qué es lo que no queremos, nuestros sueños deben ser realizables, si son inaccesibles, entonces no son sueños son quimeras.

A los seres humanos nos define lo que sentimos, tenemos que desarrollar la confianza en nosotros mismos para ser capaces de luchar en una acción positiva y así poder  realizar nuestros sueños, estando en el presente para vivir una vida serena y auténtica.

Para descubrir nuestro interior tenemos que mirar dentro de él, estar a la escucha de lo que nos dice nuestro cuerpo, nuestro Ser, solo así avanzaremos pero, si en lugar de escuchar nuestro interior escuchamos el exterior, a los demás, porque creemos que saben más que nosotros o creemos que son superiores a nosotros, estaremos creando ídolos de barro  y poniéndolos en un falso pedestal; con el tiempo nos damos cuenta de que esos ídolos son tan frágiles y vulnerables como nosotros mismos porque también son seres humanos, entonces el podio se tambalea y los ídolos de barro se rompen en mil pedazos, haciéndose y haciéndonos daño con su caída, ya que nuestros proyectos y objetivos eran los suyos y no los nuestros. Es importante saber escuchar y saber hablar pero más importante aún es saber reflexionar por nosotros mismos y decidir lo que creemos que es mejor para nuestra vida y para los demás, no lo contrario.

Todos tenemos y hemos tenido sueños, aunque muchos de ellos los hemos enterrado en un profundo pozo  y los hemos olvidado, y, ahora no tenemos fuerzas para bajar y rescatarlos de nuevo, nos falta solidez y energía, confianza, ganas y coraje para luchar y poder enfrentarnos a nosotros para realizarlos; algunos han deseado que otros los realicen en su lugar, es más fácil y menos esfuerzos; otros que  los rescataran de su pequeña historia que no les gusta..., pero seguimos estando equivocados, nadie vendrá a ayudarnos si nosotros no nos levantamos y seguimos avanzando, luchando con brío, valor y decisión, con alegría y confianza para lograrlo, y es en ese esfuerzo de lucha por conseguir nuestro sueño que lograremos realizarlos, todos los esfuerzos son recompensados, absolutamente todos. Esa lucha y esos esfuerzos son los que  nos abren las puertas a múltiples oportunidades y experiencias para que avancemos y seamos  testigos de que “los sueños de ayer son las realidades de hoy”.


martes, 23 de febrero de 2016

ME SIENTO BIEN POR ACEPTAR QUIEN SOY...


He comprendido que sentirme bien es aceptar quien soy, es hacer lo que tengo que hacer y hacer lo correcto, es estar donde debo estar, es tomar las decisiones que tengo que tomar, es luchar y crear y seguir avanzado…

¡ME SIENTO BIEN!

Me gusta mirar a mi alrededor y ver caras sonrientes, serenas, ojos llenos de bondad y alegría, oír el bullicio de la risa, ver como dos personas se cogen de la mano y se besan con ternura y amor, me gusta oír la risa de niños y mayores.

Me siento bien al poder beber el agua clara del río, ver la luz del sol sobre las montañas, oír el canto de los árboles y el coro de los pájaros, me gusta respirar el aire puro, libre de contaminación y me gusta comer alimentos sanos.

Me gusta decir gracias con el corazón y esto me hace sentir bien; es importante sentir gratitud en nuestro ser y no actuar como autómatas o robots,  las palabras bellas salen del corazón y nunca se desgastan, al contrario cobran vida y las personas que las oyen sienten sus energías ya que su mensaje es de corazón a corazón. Esforcémonos por decir cosas bellas que salgan del corazón, cuantas más mejor, así reconoceremos que  nuestro pequeño universo y nuestra vida están hechos con agradecimiento y comprensión.

Me siento bien porque cada vez que me caigo siento la fuerza latente y mágica de mi interior que me ayuda a levantarme y  me hace avanzar, siento ese “DESEO” de luchar por conseguir mis objetivos, mis sueños; siento que algo se transforma en mi interior cuando me levanto porque me he caído y sigo avanzando; esa transformación es como la vibración de una gota de agua que cae en un lago en calma y se expande y expande formando ondas, esa vibración es la que me ayuda a crear mi vida, a crear una vida con ventanas abiertas al infinito, una vida que me permite oír el canto de las estrellas, el susurro de los árboles, ver la luz de las montañas y la belleza del agua, ver y sentir los ojos alegres de la bondad de las personas que me rodean.







Me gusta sentir como las personas están en la acción y no en  la reacción, sé que hay mucho trabajo por hacer, pero cada día tomamos más consciencia de nuestra responsabilidad y de sus efectos tanto en nosotros mismos como en los demás; cada día luchamos con serenidad y fuerza por la paz y la armonía, por la libertad y la tolerancia, desear un mundo mejor ya no es una utopía, y esa energía de gratitud es la que hace que nuestras acciones sean positivas y tengan una repercusión provechosa para nosotros y para toda la humanidad.

Me siento bien por tener la libertad de poder decir las cosas, al no tener miedo o reparo y a decir gracias. Todos podemos expresar lo que sentimos con respeto ya sea a través del arte, de las palabras, de ONG, de gobiernos, de religiosos..., todos debemos unirnos y decir "GRACIAS A LA VIDA" porque estamos aquí y porque tenemos en nuestras manos el poder de cambiar nuestras vidas y luchar para conseguir nuestros sueños, no podemos volver a enterrarlos en el baúl olvidado del desván.

La vida es transitoria, todo tiene un comienzo y un final, en medio hay una sucesión de acontecimientos, de situaciones, de experiencias que forman nuestra vida, tenemos que acostumbrarnos a vivir en el presente, en el ahora, cada día al máximo, luchando por cambiar aquello que no queremos, con respeto y sin venganza. Vivamos con alegría serena nuestra vida, luchemos en acciones positivas, buscando soluciones y no rupturas, no seamos egoístas pensando solo en nuestras pequeñas historias, seamos una HUMANIDAD con un solo objetivo común, VIVIR EN PAZ Y LIBERTAD.

Solo la unión de todos nosotros “UNO PARA TODOS Y TODOS PARA UNO”  ayudará a crear un mundo donde la compasión, el respeto, la tolerancia, la paz y la libertad sean los colores de nuestra bandera, no dividamos más para que algunos venzan, la unión hace la fuerza.

Me siento bien de poder compartir contigo mis palabras, me siento bien de poder vivir y respirar el mismo aire que tú y me siento bien porque todos nos necesitamos para crear la gran obra de teatro que es nuestro futuro. ¡GRACIAS!

lunes, 22 de febrero de 2016

"LA DIFERENCIA ES UN DON, ACEPTALA"

"DIFERENCIA" cuantos significados distintos podemos darle a ésta palabra: desigualdad, desavenencia, resto, enfrentamiento, contraste, sobresalir, etc. 

Este artículo está dedicado a las "personas  diferentes", unas se han ido queriendo o no queriendo debido a su dolor e incomprensión, otras han luchado, sufrido y aceptado su diferencia, a todas ellas un pequeño homenaje por su DIFERENCIA y su valor. 

¿Qué es lo que nos hace diferentes?, el grado de comprensión. La esencia de una flor ya existe en las células de la flor y es lo que la define. La esencia de cada ser humano está en las células y es lo que nos define a cada uno de nosotros, es importante llegar a comprenderlo y aceptar la diferencia. 

La DIFERENCIA es la que nos hace únicos en nuestro género, nuestra diferencia es la que nos hace avanzar y hace que el mundo progrese. El sentirnos diferentes nos duele porque en el fondo todos queremos ser iguales a los demás, no sobresalir para no llamar la atención y que la gente no nos tache de "raros". Esta diferencia nos hace sufrir, primero porque no comprendemos bien lo que nos pasa, y en segundo lugar porque cuando somos pequeños y adolescentes en el colegio se ríen de nosotros apodándonos con calificativos insultantes, nos duele, lloramos de impotencia y no entendemos por qué nosotros somos diferentes, no nos entienden y no nos aceptan. Tal vez nos gusta cantar y no jugar al fútbol, tal vez quiero ser blanco o quiero ser negro, tal vez quiero ser alto o quiero ser bajo, tal vez quiero ser creyente o no creyente, tal vez quiero ser hombre o tal vez quiero ser mujer... y esa diferencia que desde pequeños la hemos llevado como una carga nos acompañará toda nuestra vida con sufrimiento y resentimiento si no somos capaces de luchar y aceptarla.

La DIFERENCIA es la que hace que el mundo y nosotros mismos avancemos, los genios son escasos, generalmente han sido personas solitarias, inquietas y muy curiosas y esto muchas veces ha molestado a  la multitud numerosa que se rige por normas de conducta sin cuestionarse nada en su vida, solo alimentándose de las ideas y comportamientos impuestos por otras personas. Las personas diferentes, las que se cuestionan por qué sucede esto o aquello, las personas que intentan comprender el mecanismo de cualquier ideología o movimiento, las personas que quieren cambiar porque no están a gusto con su vida o consigo mismas, las personas que intentan crear un mundo mejor para ellos y los demás son desacreditados por esa multitud que no comprende y no está preparada para el cambio.Tenemos muchos ejemplos en la vida tanto en el presente como en el pasado, a nivel de maestros espirituales como científicos, médicos, artistas, profesionales varios, políticos,  personas anónimas etc.

La DIFERENCIA abarca todas las disciplinas y esas personas diferentes tienen que "aceptar su diferencia" por su propio bienestar interior y exterior, y, a la multitud numerosa hay que hacerle comprender que deben respetar y ser tolerantes con las personas, ideologías, credos, culturas y colores diferentes. Todos formamos parte de este abanico que es la humanidad, plural, compleja, diferente. 

La DIFERENCIA hay que analizarla como analizamos la realidad de la vida, sin banalidades. No podemos actuar mecánicamente, decir o hacer cosas por el hecho de decirlas o hacerlas. La "diferencia" está en lo más profundo de nuestro ser, en nuestros deseos más recónditos e íntimos.

La DIFERENCIA nos hace luchadores, fuertes y nos ayuda a avanzar para lograr nuestros sueños, todos tenemos algo de diferentes en nuestro interior, la gran mayoría de las veces lo escondemos porque nos da vergüenza o no tenemos el coraje de enfrentarnos a nosotros mismos o a los demás, pero hay que aceptar y respetar que hay personas valientes que luchan por su diferencia.

La DIFERENCIA es un DON, hay que aceptarla con fuerza humilde y ánimo decidido, con lucidez mental, coraje y alegría. 

domingo, 14 de febrero de 2016

CANTO AL AMOR

Hoy, día internacional del amor, vamos a hacer un canto a "la esencia del AMOR", un canto alegre y sereno, abramos nuestros corazones y dejemos volar nuestra alma...

La esencia del amor, es un sentimiento que nace en lo más profundo de nuestro ser y se expande a través del corazón hacia todo el planeta y la humanidad entera.

El amor nos hace sacar lo mejor de nosotros mismos, nos hace escalar altas montañas y nos hace tener altas miras y altura de conciencia. Tenemos que ser conscientes de nuestra vida, de nuestras situaciones, de nuestros sentimientos para poder continuar con nuestra vida o cambiar lo que no nos gusta, sin consciencia nada se puede hacer ni siquiera sentir el amor. Todos los seres humanos llevamos dentro la semilla del amor, la semilla espiritual de la conciencia, ésta, a su vez, es un barómetro de nuestras situaciones en la vida, de ahí la importancia de centrarse y no dejarse manipular.

El amor es sin manipulaciones, sin mentiras, sin apegos, sin relaciones de fuerzas, sin orgullos ni egos, solo ES. El amor es sinónimo de verdad, de poder, de confianza, de lealtad, de respeto, de alegría, de coraje y de fuerza.

El Amor es un sentimiento infinito, eterno y poderoso está en el aire, en el agua, en los árboles, en la tierra, en los animales, en los seres humanos e incluso en los hombres que solo crean sufrimiento y terror. El amor nos hace buscar la paz en los demás, nos hace sentir que la vida es una lucha diaria y de todos, y nos da fuerzas y coraje para buscar las mejores soluciones y tomar las mejores decisiones. 

El mayor enemigo del Amor somos nosotros mismos, cuando cerramos las puertas de nuestro corazón, entonces los sentimientos se vuelven duros y su ausencia es la causante de tanto odio, sufrimiento, miseria, guerras, injusticias... Todos somos ciudadanos del mundo y vivimos en un planeta maravilloso y hermoso, aunque muchos no vean su belleza ya que caminan cabizbajos, mirándose los pies, en lugar de alzar la cabeza y mirar al cielo y las estrellas. Muchos ciudadanos del mundo creemos en la justicia y en el Estado si éstos están liderados por personas honestas y competentes, capaces de luchar por el bienestar del pueblo y no pensar en llenarse sus bolsillos a cuenta de la miseria de sus habitantes. Los líderes de los gobiernos, los líderes religiosos tienen la obligación y la responsabilidad de guiar, amar y respetar al pueblo, deben buscar soluciones inmediatas para el bienestar de los ciudadanos, protegerlos y sobretodo respetar sus derechos con justicia y libertad, respetando sus decisiones en las urnas, es decir, respetando la democracia.

Todos debemos comenzar cada día con un espíritu nuevo, con una verdadera sonrisa que salga del corazón que es la cara de la belleza, con fuerza y coraje para afrontar las diferentes situaciones de nuestra vida pero con serenidad y sabiduría, siendo simples y eficaces, sabiendo que cada uno de nosotros somos los artífices de nuestras vidas. El amor y la paz nacen de la ternura, de la comprensión, de la confianza, de la lealtad, del diálogo, busquemos soluciones y no  rupturas.

Para sentir Amor en nuestra alma es necesario conocernos, ser conscientes de quienes somos, pasar algún tiempo con nosotros mismos y en silencio, el silencio es poder, así descubriremos y oiremos los murmullos de nuestro Ser. 

Hoy, día del  AMOR hagamos un homenaje de paz y alegría  a nosotros mismos y a los demás. El amor es nuestra huella al planeta y a la humanidad.


sábado, 13 de febrero de 2016

CULTURA del latín "CULTIVO" Y LA MADRE TIERRA

Cultura  del latín "cultivo" agrícola. Cicerón, gran sabio al darle un significado más profundo ya que hizo una paralelismo entre el "cultivo agrícola" y el "cultivo del alma", "cultura animi", abriendo así una ventana a la filosofía metafísica.

Mediante la cultura se representan todos los aspectos de nuestra vida, sabiduría, humanidades, arte, filosofía, política, agricultura, antropología, sociedad... hay cientos de connotaciones para esta palabra y concepto.

Si empezamos por su origen "cultivo" deberíamos ser cautos y respetuosos con el planeta, ya que el cultivo, la agricultura es el sustento de todos nosotros y estamos matando a la Madre tierra, la Madre tierra nos da sus frutos, tanto comestibles, medicinales, protección para que podamos vivir y desarrollarnos en paz, pero nosotros los humanos nos empeñamos en destruir todo, tanto a la Madre tierra como a nosotros mismos. 

Con tanto avance científico, tecnológico e industrial en este mundo globalizado no hay espacio, todos estamos comunicados en cuestión de horas por transporte aéreo y en cuestión de segundos por internet pero nos olvidamos de lo más importante que es la Tierra y sus Habitantes. La Tierra es nuestra casa, es donde todos vivimos, NO podemos vivir en otro lugar que no sea la tierra por eso debemos rendirle homenaje y respetarla y respetarnos, no seguir destruyéndola ni destruyéndonos  a nosotros mismos.

No nos tomamos en serio ni somos responsables con el cambio climático, nuestra herencia es para un futuro cercano aunque pensamos que a nosotros no nos tocará, sin embargo, nos volvemos a equivocar, el mal que hacemos a la tierra y a los demás nos lo hacemos a nosotros mismos, ¿cuándo vamos a aceptar que sin agricultura, sin agua, sin carne o pescado no podemos vivir ni sobrevivir?.

En estos momentos es la guerra, la hambruna, la miseria las que se cobran las vidas de millones de personas, dentro de unos años se multiplicará por diez y si ahora hay problemas con los refugiados, ¿qué será dentro de unos años dónde no podamos comer ni vivir?, ¿hacia dónde nos vamos a dirigir?

La Cultura, concepto que engloba todo, nos debe ayudar a comprender y a respetar a las diferentes sociedades, sus costumbres, sus formas de expresión, su arte, su filosofía, sus ideas, aunque muchas veces  tomamos actitudes antagónicas según los modelos de la cultura occidental y no respetamos ni aceptamos nada que no sea lo nuestro, la diferencia nos sigue molestando y es curioso porque es "la diferencia" la que nos hace avanzar, descubrir nuevos horizontes y desarrollarnos.

Scott Momady, ha dicho: 
"Nosotros, los hombres de hoy en día, no somos capaces de apreciar la belleza del universo, porque no nos damos cuenta de qué bonito es el mundo...
Los occidentales, en efecto, no aprecian el mundo por lo que es (en la plenitud de su belleza) e inducen, por el contrario, a explotarlo a su propio beneficio personal y económico...
...A menos que cambiemos radicalmente terminaremos por destruir nuestra tierra, estoy convencido, y aniquilaremos incluso su belleza provocando un daño irreparable...
...La satisfacción económica no representa sin embargo la esencia primordial y fundamental de la vida humana."  (S.Bedetti, Indios de América)





miércoles, 10 de febrero de 2016

ES EL MOMENTO DE LA FRATERNIDAD Y DE DEPONER LAS ARMAS

Si hacemos lo correcto y lo hacemos de corazón oiremos cantar a las estrellas...

Esta frase suena bonita y nos parece utópica pero es real y factible, cada uno de nosotros podemos crear un mundo ideal en nuestro minúsculo universo, haciendo lo correcto, tomando decisiones sabias con templanza, sin ira y sin venganza, siendo objetivos y teniendo una visión elevada como el águila, así podemos ver la situación en su conjunto total y no solo lo que tenemos delante de la nariz; todos debemos elevarnos con humildad sin fanfarronadas, observando la acción y evitando la reacción.

La naturaleza nos enseña todo, es la gran escuela de la vida si estamos dispuestos a abrir nuestra mente y a observar, nos muestra lo que significa el coraje, el amor, la tolerancia, la solidaridad... nos demuestra con humildad que todos podemos vivir juntos y mezclados, en perfecta armonía y respeto; nos indica que cuando se enfada porque los humanos la contaminamos, rompemos su equilibrio y exterminamos a otros seres humanos creando energías de dolor y sufrimiento, miedo y terror, no lo acepta y lo demuestra con erupciones volcánicas, tormentas, tsunamis, terremotos, maremotos, lluvias, vientos... es decir, por sus elementos nos avisa una y otra vez, pero nosotros nos creemos invencibles y no hacemos caso, nuestra ignorancia nos lleva a la deriva. El cambio climático está ahí, con graves consecuencias para millones de personas, para todos los seres humanos, pero aún no queremos admitirlo y seguimos creyendo que somos más fuertes, más inteligentes, más poderosos que ella sin comprender ni aceptar que un simple soplo suyo nos destruirá.

Debemos volver a la inocencia, a la luz para vencer a la guerra, a maravillarnos y a sorprendernos de la belleza que nos rodea, de la sonrisa de un niño, de la mirada compasiva y brillante de la sabiduría, del amor y de la experiencia, de la belleza, de las personas que hablan y actúan de corazón creando una nueva actitud en la forma de ser y en la forma de pensar y así poder desarrollar las acciones que nos permitan avanzar.

Hay muchos seres humanos que cometen asesinatos contra la cultura, contra las ideas, contra la sociedad, contra la religión contra nosotros mismos, es tal la ignorancia, la ineptitud, el desconocimiento que están esperando con ansías bajar a la arena del teatro romano y luchar hasta matar o morir; siguen creyendo que son superiores al resto de las personas, pero se equivocan, todos debemos rechazar las manipulaciones y mentiras, las injusticias y la falta de respeto. Estos bestiarios que solo buscan la muerte, el horror deben comprender que los tiempos han cambiado, que no podemos volver al oscurantismo de ninguna clase, religiosa, cultural, social, política, el mundo avanza y nosotros con él. 

Ha llegado el momento de deponer las armas y cerrar esos teatros macabros y mortíferos, es el momento de la fraternidad. Así mismo es el momento de pedir a las grandes empresas que tomen todas las medidas necesarias urgentemente para parar la contaminación y destrucción del planeta; no podemos beber agua contaminada, ni comer pescado contaminado, ni respirar el aire contaminado, ni vivir en zonas donde la sequía ha matado hasta  la propia tierra. 

Ha llegado el momento de crear un mundo mejor, un mundo donde reine la sabiduría y la paz, la libertad y el respeto, el honor y la dignidad. Debemos, todos sin excepción, respetar la democracia, debemos respetar a los sabios que nos han enseñado la verdad y honorar su sabiduría, muchos han muerto por defender los principios de la vida, de la democracia, de las ideas, de la justicia y de la libertad.

Es hora de deponer las armas, de luchar juntos por un mundo mejor, donde las urnas sagradas de la democracia deben ser respetadas.

"...porque ahora,
vamos a hablar, ¿sabéis?, ¡vamos a hablar!,
hasta que puedan conocerse todos los hombres que han
pisado la tierra
hasta que nadie viva con los ojos cerrados,
hasta que nadie duerma."   (Luis Rosales)





lunes, 8 de febrero de 2016

LAS EXPERIENCIAS NOS HACEN SENTIR Y AMAR LA VIDA


"El filósofo siempre va a pie. Prefiere el bastón de la experiencia al carro rápido de la fortuna", (Pitágoras).

Cuantas aventuras vivimos  según nuestras decisiones, las que hemos tomado y las que no nos hemos atrevido a tomar, si no experimentamos las diferentes situaciones de la vida no podremos comprender a los demás ni a nosotros mismos; las emociones nos hacen sentir y son  el motor que nos impulsa a luchar, seguir adelante y amar la vida, vivir la vida a cada instante con respeto y dignidad, aunque a veces las situaciones y emociones sean dolorosas, pero la esperanza, la fuerza y el optimismo nos hacen ver el vaso medio lleno y seguir luchando hasta verlo rebosante, estas cualidades nos ayudan a avanzar en esta aventura que es nuestra vida.


Amar la vida, grandes palabras a las que todos anhelamos pero a las que todos tenemos miedo, miedo a no ser reconocidos, miedo a abrirnos, miedo a nuestra debilidad, miedo a compartir,  miedo a no recibir, miedo a perder el control y el poder, miedo al sufrimiento, miedo a vivir... y debido a ese miedo, a esa bestia negra no logramos vivir sino sobrevivir en la miseria, penuria, decadencia de nuestras emociones y por consiguiente creando sufrimiento a nuestro alrededor.

Las lamas cortantes de la intolerancia, de la injusticia, de lo negativo cortan con precisión incluso a nosotros mismos, actúan como un boomerang, causa - efecto, debemos cuidar nuestras acciones, palabras y pensamientos. Todos nosotros hemos cometidos errores y hemos sentido como la zarpa de la bestia negra nos ha desgarrado nuestros corazones y somos conscientes que para rectificar solo hay un camino que es el perdón, solo perdonando erradicaremos de nuestras emociones el resentimiento, el miedo, la frustración... de ahí la importancia de experimentar las emociones y ser conscientes de las situaciones.

Con la globalización no hay distancias, todo es  "AHORA", todo se conoce al instante, lo que nos lleva a crear nuevas exigencias en nuestro entorno, necesitamos nuevos e inteligentes análisis, comportamientos fraternales y visionarios. A pesar de todo el caos que nos rodea, soy optimista y creo  en un futuro de paz y libertad, donde no se persigan  las diferencias de colores, credos, partidos políticos, ideas... Creo en un futuro donde las diferencias de hombres y mujeres no existan, donde todos podamos tener acceso a la educación, creo en un futuro  gobernado por hombres y mujeres tolerantes, dignos, competentes, solidarios, con un desarrollo espiritual de respeto, honestidad y libertad, que se sientan involucrados con las necesidades y bienestar de las personas que representan. Necesitamos nuevos gobernantes con capacidad de amar y amar la vida.

Vivimos unas situaciones terribles donde la conquista de algunos países por conquistadores sin alma, la destrucción de vidas humanas y del planeta son propias de depredadores no de seres humanos. Estos individuos no saben lo que es Amar, su corazón se ha endurecido como una piedra y no tienen sentimientos, solo albergan dureza, miseria, oscuridad provocados por el odio, debilidad y miedo, estos individuos experimentan la  dureza de las emociones y se han olvidado del perdón hacia ellos mismos y así poder experimentar la emociones mágicas, ligeras, suaves del amor, la bondad, la solidaridad... 

Amar la vida significa avanzar, esforzarse por realizar nuestros sueños, significa que nuestros objetivos tienen que ser  asequibles y a medida que los vamos realizando vamos creando otros y otros y otros..., así nuestra vida será una aventura plena, alegre y dinámica. Amar la vida significa compartir, respetar, desarrollar nuestras facultades para poder ver la belleza y saborear los instantes, ser tolerantes y crear situaciones de confort. Todas las situaciones en nuestra vida son  importantes siempre y cuando estén hechas de corazón. Amar no significa poseer, manipular, mentir; amar significa ayudar a todas las personas que forman parte de nuestro pequeño universo a que encuentren el coraje para tomar las decisiones oportunas para volar y realizar sus sueños.

Vivimos en universos distintos debido a nuestras diferentes situaciones y circunstancias pero todos los seres humanos tenemos en común  el deseo de crear, de amar, de comprender, vivimos en la misma casa llamada planeta, bajo el mismo techo estrellado, nos bañamos en las mismas aguas del mar, ríos... y respiramos el mismo aire, por lo tanto todos formamos parte de la misma familia de humanos y todos tenemos derechos y obligaciones. A todos nos revienen la responsabilidad de nuestras vidas, nuestra decisión de hoy será la consecuencia de mañana, tengamos esto presente ya que la responsabilidad solo es nuestra, no vale la pena culpar a nadie excepto a nosotros mismos de nuestros actos.


El amor es un sentimiento fuerte, bello, infinito, eterno, poderoso, el amor es todo y si logramos encontrar ese amor, esa fuerza en nosotros mismos, en lo profundo de nuestro ser, siendo solidarios, fraternales, comprensivos, compasivos y respetuosos, entonces podremos hacer grandes cosas por nosotros y por los demás como es VIVIR EN PAZ  Y AMAR LA VIDA.