Libro

Libro
Ahimsa es vida

domingo, 14 de agosto de 2016

LOS PILARES DE AHIMSA "LA NO VIOLENCIA"

No habrá PAZ en el mundo hasta que la PAZ no sea una actitud en cada uno de nosotros, en nuestras vidas. No podemos intentar cambiar al mundo si nosotros mismos no cambiamos.

Paz, ausencia de violencia, de agresión. Paz  palabra que nos atrae a todos y la necesitamos en nuestras vidas, pero ¿qué esfuerzos realizamos para encontrar la paz en nosotros? Muchas veces damos consejos a los demás, esto es fácil ya que se "ve la paja en el ojo ajeno", pero nosotros no vemos la nuestra aunque nos esté molestando hasta herirnos en lo más profundo, es más fácil ocuparse de los demás que de uno mismo, la Paz solo la podremos encontrar en nosotros mismos no en los demás porque se haya en nuestras células por esto es una actitud y forma de vida.

Como decía Gandhi, "La paz es el camino", no hay otra alternativa.

Los pilares de AHIMSA, la no violencia, son los pensamientos, las palabras y las acciones, en ese orden.

Los Pensamientos residen en el cuerpo mental y es donde se originan las ideas positivas y negativas que transformamos en Palabras, palabras sabias, vacías o palabras que hieren y otras palabras que matan y esto se manifiesta a través de las acciones positivas o negativas, en la paz o en la violencia de nuestras vidas.

Los pensamientos son el resultado de nuestras experiencias, de nuestras situaciones; nuestros discursos son las experiencias de nuestras verdades o mentiras.  Ahimsa lucha por llevar a cada uno de nosotros serenidad, bienestar y reflexiones para nutrirnos de pensamientos de respeto, de justicia, de libertad, de tolerancia, de solidaridad, de compasión y de perdón. Ahimsa es un movimiento ondulante como  un poeta que es capaz de despertar el bien en aquellos que está dormido en el fondo de su corazón. Si estamos bien todo a nuestro alrededor está bien y por consecuencia las personas que nos rodean también.

Las Palabras son manifestaciones de nuestros pensamientos y debemos ser cuidadosos y respetuosos con lo que decimos, si tenemos pensamientos negativos, antes de hablar debemos reflexionar o contar hasta 100. Una vez dicho lo que queremos decir no hay vuelta atrás,  a veces las palabras son flechas que clavamos o nos clavan en el corazón siendo muy difícil  extraerlas en algunas ocasiones. Las palabras positivas van dirigidas al corazón de la otra persona haciendo que su magia obre milagros. Hemos olvidado el respeto a la palabra dada y esto significa que nos hemos olvidado del "honor" de ser un ser humano. Las palabras nos corresponden a cada uno de nosotros mismos, nunca podremos hablar por boca de otro, así que si aprendemos a escuchar, la otra persona nos dirá mucho sobre ella, incluso cuando hable de otra persona.

Las acciones son las manifestaciones en nuestra vida, de nuestros pensamientos y palabras, a veces caricias y a veces puñaladas. Si controlamos nuestros pensamientos y palabras negativas y violentas pararemos inmediatamente nuestras acciones agresivas, evitando sufrimiento y dolor e incluso muerte a nuestro alrededor, física o psíquica.

¿Dónde se esconde el resorte de los pensamientos indeseables, violentos y su continua maquinación? Este muelle se esconde en nuestro cuerpo mental, sede de los pensamiento. Hay una llave llamada Amor que permite transformar ese resorte en serenidad, bienestar y paz. La responsabilidad de encontrar esa llave nos pertenece a cada uno de nosotros. Solo la transformación de la violencia en la PAZ nos ayudará a cambiar al mundo.

Se ha hablado mucho y se sigue hablando, se ha escrito y se sigue escribiendo sobre  estos temas, pero hay que ser conscientes de que no existe la panacea, no hay remedios milagrosos, solo existe la llave del Amor para abrir nuestro corazón y dejar fluir su esencia, esencia que nos dejará paz, alegría y bienestar, pero solo cada uno de nosotros lo podremos hacer, nos pueden ayudar pero el esfuerzo a realizar es de cada uno de nosotros. 

Empecemos a vivir la VIDA, todos pensamos que tenemos tiempo, que dentro de X años podemos hacer esto o aquello, pero nos equivocamos, no tenemos tiempo, el tiempo es un instante y todo se condensa en este preciso momento, el AHORA. Acabamos no prestando atención a nuestras vidas viviendo en la proyección del "futuro" y esto nos hace perder nuestro tiempo, energías y nos trae sinsabores.

Las consecuencias de vivir y de reaccionar con  agresividad y violencia todos las conocemos, terrorismo, masacres, corrupción, no respetar los derechos humanos, individuos que se creen todopoderosos con poder de decisión sobre la vida de los demás por cualquier motivo y un sin fin de consecuencias más que llevan a millones de personas a la desesperación, a la miseria y al abismo.

Luchemos todos en AHIMSA, la no violencia, esforcémonos por erradicar la ignorancia, la crueldad y la violencia ya que el espíritu del mal necesita también encontrar LA PAZ, el sosiego, la serenidad.

La vida tiene su propio latido, la esperanza, la paz, el bienestar de toda la HUMANIDAD.



Basado en el Libro "La Naturaleza Sagrada del Ser Humano" (Ángeles Carretero Casar)


No hay comentarios:

Publicar un comentario